Modelos perfectos de pies a cabeza hay muy pocos y los que lo son están más preocupados en cuidar y explotar su imagen que por dar buenos planos de los piés, glúteos o simplemente lucir una barba.

 

Paradiso pretende extender la profesionalidad a aspectos que antes se consideraban menores y que eran realizados como un plus, que esporádicamente surgía, por quien estuviera más a mano.

 

El modelo especialista vive en buena parte de su especialidad y cuida de ella hasta extremos impensados llegando, por ejemplo, a ponerse guantes de algodón para ir a la playa, estando así siempre preparado para dar lo mejor.

 

La belleza (o estética) no lo es todo a la hora de trabajar, ya que las condiciones de premura y tensión a las que se ve sometido el modelo requieren de una persona con habilidad, seguridad y aplomo, además de capacidad de comprensión rápida de lo que se le demanda y expresividad en su acting.

En Paradiso hacemos un seguimiento y tutela muy cercanos a cada actor o modelo, para poder conocer tanto sus virtudes como sus carencias, poder ofrecer al cliente la persona que realmente se adecúa a sus necesidades y conseguir un crecimiento de los actores y modelos en cada trabajo.

 

En la mayoría de los trabajos nos desplazamos personalmente a los rodajes para estar más cerca tanto de los actores y modelos como del cliente y así poder anticipar necesidades de última hora.